Carta Orgánica Municipal

Municipalidad de Puerto Rico

Cabecera del departamente Libertador Gral. San Martín
Provincia de Misiones – República Argentina

Sancionada el 30 de noviembre del año 2010, año del Bicentenario de la Revolución de Mayo, fue Presidida por el Dr. Jorge Mario Vercelli, acompañado por cuatro constituyentes titulares: César Alberto Olivera, Federico Neis, Isidro Javier Duarte – reemplazante de Eugenio Enrique Neis – y Marcelo Raimondi. Actuaron como Secretarios Omar Orestes Cabral y Gastón Federico Ginieis (ad hoc) y como Asesores Contables Huberto Seidel y Estela Liliana Blohsel.

La Carta Orgánica Municipal de Puerto Rico, Misiones, Argentina, consta de Cuatro Partes con 192 artículos en total y una Quinta Parte con disposiciones complementarias y transitorias, contenidas en 72 páginas.

PREÁMBULO

Nos los representantes del Pueblo de PUERTO RICO, Cabecera del Departamento Libertador General San Martín, Provincia de Misiones, República Argentina, reunidos en Convención Constituyente Municipal, en ejercicio de nuestra autonomía constitucional, consagrando la forma representativa, republicana y democrática de gobierno, en concordancia con las Cartas Magnas Nacional y Provincial, con el objeto de organizar jurídica, política y socialmente al Municipio, considerando a la Familia como la piedra angular de nuestra estructura comunitaria y realzando nuestros antecedentes históricos y nuestra identidad, manifestamos nuestra voluntad de:

  • Realizar el bien común y el bienestar general de la Comunidad;
  • resguardar la vigencia del Sistema Democrático y la plural participación política y social;
  • consolidar la autonomía municipal;
  • asegurar la vigencia de los derechos humanos fundamentales de los ciudadanos del Municipio;
  • exaltar los valores de la persona humana y su dignidad, favoreciendo su desarrollo integral y su plena inclusión;
  • arraigar el espíritu de solidaridad, equidad y justicia;
  • preservar el derecho de los habitantes a gozar de un medio ambiente sano y equilibrado;
  • amparar nuestro patrimonio histórico, natural y cultural, reafirmando los beneficios de la libertad para todos los hombres de buena voluntad que vengan a compartir con solidaridad el esfuerzo diario de nuestra comunidad.

Por todo ello e invocando la protección de Dios, fuente de toda razón y justicia, sancionamos esta Carta Orgánica Municipal.